Diabetes, la dolencia mundial del siglo XXI

El Día Mundial de la Diabetes se creó en 1991 como medio para aumentar la concienciación global sobre esta enfermedad, ya que éste es un padecimiento se ha convertido en un problema que preocupa a las instancias de salud de todas las naciones, debido a su alto índice de crecimiento.

Actualmente, se estima que en el mundo hay más de 220 millones de personas con diabetes. Además de que según la Federación Internacional de Diabetes (FID), China tiene más pacientes con diabetes que cualquier otro país del mundo, lo que confirma que el crecimiento económico de esa nación está teniendo consecuencias graves en la salud pública.

Cifras de la FID indican que más de 92 millones de adultos en China tienen diabetes y casi 150 millones más están en camino a desarrollarla. Esta afección es más común en las personas con acumulación de grasa abdominal (obesidad o sobrepeso) y que viven en las ciudades.
Además se estima que la enfermedad de la diabetes está teniendo un descontrol, ya que por cada persona que padece VIH/Sida en el mundo, hay tres personas en China con diabetes.

La FID proyectó que 435 millones de personas tendrían diabetes en el 2030, pero debido al crecimiento descontrolado de esta enfermedad esta cifra pudiera llegar a quedarse corta.

La diabetes se concentra en lugares donde la disponibilidad de alimentos permite que las personas consuman más calorías de las necesarias, por lo que desarrollan obesidad. Esta afección anteriormente se consideraba un problema confinado a los países de altos ingresos; sin embargo en la actualidad también es prevalente en las naciones de ingresos bajos y medianos.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad ha alcanzado proporciones estratosféricas a nivel mundial, y cada año mueren, como mínimo, dos mil 600 millones de personas por causas relacionadas a esta enfermedad
Cabe destacar que existe un tipo de diabetes que se relaciona directamente con la obesidad y es la llamada tipo 2, la cual tiene una mayor prevalencia a nivel global.

Epidemia mundial

Tan sólo en Estados Unidos (EUA) existen más de 26,8 millones de pacientes con diabetes, y otros 57 millones sufren prediabetes (niveles de glucosa en sangre por encima de los valores normales pero no son tan altos como para llamarse diabetes), algunos sin siquiera saberlo.
Esta enfermedad cobra cuatro millones de vidas cada año a nivel mundial y es la causa principal de ceguera, disfunción renal, ataques cardiacos, infartos y amputaciones. Además de que ésta afecta a más personas en edad laboral de lo que previamente se creía.

La India es el segundo país con mayor número de personas con diabetes, con una cifra actual de 50,8 millones, seguida de los EUA (26,8 millones); Rusia con (9,6 millones); Brasil (7,6 millones); Alemania (7,5 millones); Pakistán (7,1 millones); Japón (7,1 millones); Indonesia (7 millones) y México (6,8 millones).

En cuanto al porcentaje de población adulta que padece diabetes,  la nación isleña del Pacífico Nauru tiene el mayor índice de diabetes, con casi una tercera parte de su población adulta (30.9 por ciento) afectada. Le siguen los Emiratos Árabes Unidos (18,7 tantos porcentuales); Arabia Saudí (16,8 por ciento); Mauricio (16,2 por ciento); Bahréin (15,4 tantos porcentuales); Reunión (15,3 tantos porcentuales); Kuwait (14,6 por ciento); Omán (13,4 tantos porcentuales); Tonga (13,4 por ciento) y Malasia (11,6 por ciento).

Problema económico en aumento

La diabetes se ha convertido en un problema en desarrollo. Según la FID, en los países de ingresos medianos y bajos amenaza la prosperidad sanitaria y económica.

La FID predice que la diabetes costará a la economía mundial al menos 376 billones de dólares en 2010, o 11,6 por ciento del total del gasto sanitario mundial. Para el año 2030, este número se proyectará superando los 490 billones de dólares.
Más del 80 por ciento del gasto en diabetes se sitúa en los países más ricos del mundo y no en las naciones de menor ingreso, donde el 70 por ciento de los afectados viven en la actualidad.

Los gastos de EUA representan 198 billones de dólares o el 52,7 por ciento del total global. India emplea 2,8 billones de dólares o 1 por ciento del total mundial. En la mayoría de los países de ingresos medios-bajos las personas con diabetes deben pagar por la atención de su propio bolsillo por falta de servicios sanitarios públicos y seguros. El diagnóstico de la diabetes en estas naciones puede arrastrar, con frecuencia, a toda una familia a la pobreza.

El mundo necesita invertir en sistemas de salud integrados que puedan diagnosticar, tratar, controlar y prevenir la diabetes, además de que los gobiernos necesitan invertir también en acciones fuera del sector sanitario, especialmente promocionando dietas saludables y actividad física para reducir la obesidad y el riesgo de diabetes tipo 2. Sin una prevención efectiva, la diabetes saturará los sistemas sanitarios y dificultará el crecimiento económico.

Los planes integrados de prevención de la diabetes en los sistemas de salud nacionales y marcos políticos es una parte importante de la respuesta. La FID advierte que muchos sistemas sanitarios mundiales no están equipados para manejar la extensa amenaza que representa la diabetes y que un intento fracasado de llevar acciones a cabo tendría graves consecuencias.

La epidemia de la diabetes es una emergencia sanitaria mundial y es alarmante que líderes mundiales se mantengan al margen mientras la mecha de la diabetes se quema lentamente.

El serio impacto en familias, países y las economías continúa con poca resistencia. Los gobiernos, las agencias de ayuda y la comunidad mundial deben movilizarse para hacer frente a esta amenaza. (Agencia ID)

Share

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Histórico suplemento ID