Transferon, un medicamento del IPN

A pesar de sus 110 años en el mercado y ser el producto farmacéutico más vendido en el mundo, los estudios sobre las propiedades y alcances de la aspirina continúan realizándose en la actualidad sin que ello represente un problema para su comercialización o genere dudas sobre las virtudes del producto.

Sin embargo, para otros medicamentos como el extracto dializado de leucocitos, llamado comúnmente como Factor de Transferencia, su breve historia es muy distinta, pues el escaso conocimiento sobre la forma de actuar en el organismo ha sido un obstáculo para alcanzar el reconocimiento total de la comunidad médica.

Uno de los esfuerzos más destacados para revertir esa situación se presenta en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (ENCB-IPN), que desde hace más de tres décadas ha producido y estudiado el extracto dializado de leucocitos, al grado que su producto, Transferon, ha obtenido el registro (SS483M94) ante la Secretaría de Salud (Ssa) como medicamento y su fabricación cumple con los lineamientos de la Norma Oficial Mexicana NOM-0059-SSA.

El producto politécnico se obtiene de los leucocitos derivados de la sangre humana (glóbulos blancos), los cuales son considerados como material de desecho de los bancos de sangre. El IPN procesa los leucocitos de los donadores que son negativos en las pruebas sexológicas, con lo cual es posible asegurar la calidad biológica de la materia prima.

“Nuestro trabajo es procesar esos leucocitos y obtener un extracto de diversas moléculas (péptidos) con actividades regulatorias de la respuesta inmune, y dependiendo de la enfermedad para la que esté indicado genera un fenómeno inmunológico diferente en el organismo, por lo que puede ser considerado un inmunomodulador. Empero, al ser un material de los llamados biológicos debemos tratarlo de acuerdo con los lineamientos de la Secretaría (de Salud), por lo que el personal que lo elabora está altamente capacitado”, refirió la doctora Sonia Mayra Pérez Tapia, coordinadora general del Proyecto Factor de Transferencia.

Por su parte, el doctor Sergio Estrada Parra, director de proyecto y pionero en la investigación y producción de Factor de Transferencia, apuntó que durante los primeros años de la investigación tan sólo producían 12 unidades por semana, y en la actualidad los lotes alcanzan las 50 mil anuales, una cifra que aún queda lejos de la demanda que ha logrado el medicamento. De hecho, “el proyecto lo iniciamos y se ha mantenido con recursos propios y autogenerados, aquí (en la ENCB-IPN) nos facilitaron un espacio físico donde podemos realizar investigación y tener nuestra pequeña planta, y en donde los gastos de instalaciones y servicios corren por parte de la institución. Eso ha sido de gran ayuda, pero nuestra producción está limitada debido a la falta de apoyo de otras instancias”.

Además de enfocarse a la investigación y desarrollo del producto, el Proyecto Factor de Transferencia también ofrece consultas médicas en las instalaciones de la ENCB-IPN a fin de determinar a qué pacientes puede administrárseles el medicamento. Cabe señalar que las indicaciones terapéuticas han sido el resultado de diversos protocolos clínicos realizados en conjunto con instancias como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y hospitales privados.

“El producto puede ser un adyuvante en todas aquellas enfermedades en que esté comprometido el sistema inmunológico, como son las relacionadas con infecciones de tipo viral, bacteriana o parasitaria, así como en cuestiones inmunes típicas, en las que sobresalen la dermatitis, alergias o asma. También sirve en casos de inmunosupresión por infección, congénita o debido a la administración de ciertos fármacos utilizados en quimioterapia”, aseguraron los investigadores.

Además, la doctora Pérez Tapia apuntó que en la actualidad se encuentran realizando protocolos para conocer los alcances del extracto frente al papiloma virus, osteosarcomas, sepsis neonatal, leucemia y melanoma. Asimismo, realizan investigaciones para mejorar el producto en torno a su sabor y conservación, pues por el momento requiere mantenerse a bajas temperaturas hasta antes de su ingesta.

Finalmente, el doctor Estrada Parra apuntó que el proyecto es exitoso a nivel social, económico y científico, pues se realiza un servicio a la comunidad al atender pacientes de forma gratuita y ofreciéndoles el producto de acuerdo a sus recursos económicos, ha generado empleos remunerados con los mismos ingresos surgidos de la venta del Transfero n, y apoya a la investigación en torno al producto, con lo que se cubre uno de los aspectos más importantes de la ENCB-IPN, que es la generación de conocimiento.

Héctor de la Peña

 

Elaboramos una nota más reciente sobre el Transferon, consúltala aquí: http://www.invdes.com.mx/salud/1155-producto-del-ipn-fortalece-sistema-inmunologico

Share

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Histórico suplemento ID